8/10/2014

Mi perdición

Esta es una pequeña historia de amor que disfrute mucho escribiendo :)
***


Lucho con toda mi fuerza para no mirar en su dirección. Se que me encontrare con sus penetrantes ojos verdes. Esos mismos que causaron mi perdición. Veo la escena frente a mi y no puedo evitar soltar un suspiro de frustración. El dolor que se instalo en mi pecho se quedara en el por tiempo indefinido.
Es en estos momentos en los que te detienes a ver con mas detenimiento los pequeños detalles, esos que aunque sean insignificantes son capaces de hacerte olvidar.
Veo como mi tía Julieta saca algo de alcohol y lo bebe, cuidando de que nadie la encuentre.
Mis pequeños primos gemelos se esconden debajo de una mesa, esperando a que Kat, mi prima menor, no los encuentre y los obligue a jugar con ella a las muñecas.
Al lado de la mesa de unos tíos, se encuentra un gran roble y en el un pequeño nido. Agudizo mi vista y logro ver al pequeño pajarito siendo alimentado por su madre.
Un amigo de mi madre saca a bailar a una mujer, que supongo acaba de conocer. Una canción lenta comienza a sonar y ambos se mueven al compás de la dulce melodía olvidando completamente a los espectadores.
Esos pequeños detalles logran sacarme una sonrisa de verdad.
Pero luego recuerdo el porque de mi tristeza.
Diran que soy masoquista, seguramente lo soy, pero en este momento no me importa. Giro mi cabeza lentamente hasta localizar a Logan y me encuentro con la sorpresa de que el también me observa. Su traje negro con corbata del mismo color lo hacen mas apuesto de lo que normalmente es. Y eso ya es mucho. Su cabello rubio cenizo se encuentra ligeramente desordenado, me arriesgo a pensar que eso se debe a las veces que ha pasado sus manos por el en muestra de frustración.
Mis peores miedos se cumplen cuando avanza lentamente hacia mi. 

"Hola" me dice cuando se encuentra a dos pasos de mi.

"Hola" contesto tratando de sonar indiferente, aunque se que es imposible. 
Conozco a Logan desde hace aproximadamente cinco semanas, dos días y ocho horas. Y parezca tontería o no, en tan poco tiempo me enamore perdidamente de el y me encanta pensar que el de mi. 
La pregunta a todo esto es ¿Cual es el problema? Bueno, el problema es que hace aproximadamente cinco semanas, dos días y ocho horas, mi madre nos presentó a su prometido, Stephen, y a su apuesto hijo, Logan, el cual el día de hoy se convirtió oficialmente en mi hermanastro. 
Las tres semanas anteriores fueron las mejores de mi vida, todo hasta el día en el que me avisaron que Logan regresaría a Australia para entrar a la universidad. ¿Y que pretexto podría tener yo para ir con el? No quiero ni imaginar la reacción que tendría mi madre si se enterara de mi romance con mi ahora hermanastro, y cabe añadir que decir que quiero irme a vivir con mi nuevo hermano a otro continente para generar lazos familiares no sera suficiente para convencer a una mujer de treinta y ocho años, la cual siempre ha estado con su pequeña adorable y tierna hija de 17, la cual vendría siendo yo.
Estoy tan sumergida en mis miserables pensamientos que no me di cuenta de que seguía contando con la presencia de Logan a mi lado.
Comienzo a jugar con mi largo cabello dorado hasta que siento como su mano se posa en la mía deteniéndome.
"¿Me acompañas a dar una vuelta?" su propuesta me tomo desprevenida pero me las arregle para asentir.
Ambos nos alejamos de la fiesta, manteniendo nuestra distancia para guardar las apariencias. El lugar en el que se celebra lo escogió mi madre y sinceramente no podría haberme gustado mas. Se trata de una hacienda rodeada de hermosos y viejos arboles. El lugar puede ser rentado para todo tipo de eventos, en este caso la boda de mi madre. 
Seguimos un sendero que nos llevo lo suficientemente lejos para no estar a la vista de nadie que no sean los enormes arboles o los pequeños animalitos que se esconden en ellos.
Antes de que pueda decir algo, sus labios se apoderan de los míos, provocando que todos los malos momentos se esfumaran como una nube. Sostiene mis mejillas con sus grandes manos y profundiza el beso, demostrándome lo mucho que me necesita y me ama.
"Serena" pronuncia mi nombre entrecortadamente y luego vuelve a besarme como si no hubiera un mañana. 
Después de varios minutos de caricias y besos, ambos tomamos aire. Me mira a mis ojos color miel y yo lo miro a los suyos. Sus ojos tienen ese brillo especial que por alguna razón aparece cada vez que nuestros labios se juntan, lo que hace que se vean como las mas hermosas esmeraldas.
 Nomas de pensar que mañana a primera hora se ira me provoca un hoyo en el estomago y, en todo caso, en el corazón.
Los adultos pensarían que esto no es amor, que somos mentalmente irresponsables para sentir algo tan fuerte, que esto una locura ya que somos hermanastros. Pero al ver sus hermosos ojos nada de eso me importa. Nada de eso es real.
Y lo mejor de todo es que yo se que el piensa lo mismo.
Mañana sera sin duda el día mas doloroso para mi. Lagrimas comenzaron a brotar de mis ojos y Logan las retira con tiernos besos.

"No soporto esto" me dice mientras me da un ultimo beso. "Esto ya ha ido demasiado lejos."
Antes de que pueda preguntarle a que se refiere con eso, me toma de la mano y me jala hacia el para envolverme en sus fuertes brazos.
"Australia seria un gran lugar para tus estudios, Serena. Solo piensa en ello."

"Lo se, pero no es como si mi madre me dejara irme contigo" sollozo.

"Escapémonos" mi corazón se detuvo. Esto debe de ser un sueño, pero luego me doy cuenta de que es real al ver su mirada decidida. Una mirada decidida que dice mas de mil palabras, entre ellas te amo y pase lo que pase. Nada en este mundo me gustaría mas que escaparme con el, pero al segundo la realidad me cae como un balde de agua fría.

"Eso es una locura" niego con la cabeza lentamente. Mi madre se adra cuenta de ello y se pondrá furiosa, eso sin contar la reacción de Stephen.

"Tienes razón" dice mientras me mira fijamente. "Es una completa locura" nuevas lagrimas amenazan con aparecer en mis ojos. "Pero..." hace una pausa y se inclina para besar mi frente. "Recuerdo una frase que dice que las locuras que más se lamentan en la vida de un hombre son las que no se cometieron cuando se tuvo la oportunidad." dice con su boca aun en mi frente. Sus palabras llegan a lo mas profundo de mi y abro los ojos. El no esta jugando, esta decidido a llevarme con el.

"¿Cuando?" las palabras salieron antes de que pudiera pararlas. Miro su cara en busca de cualquier indicio, lentamente se forma una sonrisa en su rostro y yo no puedo evitar reprimir otra. Me levanta con sus brazos y comienza darme vueltas como si fuera una niña. Cuando por fin me deja en el suelo, toma mi mano y comienza besar cada uno de mis nudillos.

"Adelantare mi vuelo para esta noche" dice con evidente entusiasmo. "Y comprare un boleto para ti".

Por primera vez desde hace dos días me siento completa. No importa donde me encuentre, Logan siempre sera mi hogar. Se que es poco tiempo el que nos conocemos, pero basta aclarar que fue amor a primera vista. 

En cuanto llegamos a su coche rentado me abrió la puerta del copiloto.

Ya en la casa, empaco toda mi ropa y cosas personales, solo dejando lo que se que nunca volveré a usar. Entre ellos el vestido amarillo que use cuando Logan y yo discutimos por primera vez hace dos semanas. El vestido quedo completamente destrozado por la estúpida de Sarah, la chica que trato de enamorar a Logan con escotes y maquillaje. Sarah, mejor conocida como mi ex mejor amiga. La encontré besando a Logan cuando el apenas estaba consiente por el efecto del alcohol, el cual ingirió por creer que yo no lo quería como el a mi. Ese día fue un completo e innecesario desastre, ya que yo si quería a Logan tanto como el a mi y nunca hubiera sido necesario el alcohol para ahogar sus penas. Yo confié en Sarah, contándole mi enamoramiento con mi hermanastro, ella fingía escuchar, pero todo el tiempo lo estuvo queriendo para ella. Fue un golpe muy bajo de su parte haberle dicho a Logan que yo solo estaba jugando con el.
Niego con la cabeza frenéticamente tratando de olvidar esos horribles recuerdos.

Busco toda mi documentación y la guardo en mi bolso de mano. Me doy cuenta de que debajo de mi almohada se encuentra un sobre blanco. Veo de quien se trata y descubro que es de Celia, mi hermana mayor recientemente comprometida. Se que no debo de sorprenderme, ya que ayer que se enteró de mi enamoramiento no lo tomo muy bien que digamos. Inclusive puedo decir que entró en shock. 

Guardo la carta y espero para leerla cuando me encuentre en el avión. Nada me hará cambiar de opinión, mucho menos un estúpido papel.


"El vuelo sale a las ocho" me dice Logan. "Deberíamos de irnos yendo." Yo asiento y le dejo una nota a mi madre y a mi hermana en la que escribo que no se preocupen por mi, que estaré perfectamente bien.

Una vez ya en el aeropuerto, esperamos pacientemente nuestro vuelo dándonos cortos besos y sonrisas. Nuestras manos no se han soltado desde que llegamos y Logan no para de contarme sobre lo hermoso que es Sydney y los muchos lugares a los que iremos cuando estemos haya.

Cuando escuchamos que nos llaman para subir al avión el me mira fijamente. "¿Estas segura de esto?" Lo beso como respuesta y ambos abordamos al avión.

Nos tocaron los asientos de en medio del lado derecho. Nada mal. Logan pidió la ventana y yo con todo gusto se la concedí. Mi miedo a las alturas esta lejos de ser superado, solo una vez en mi vida me he subido en avión y se podría decir que no salio muy bien...

"¿En que piensas?" Me pregunta Logan. 

"La ultima vez que subí a un avión vomite" le digo nerviosa. El suelta una carcajada y yo lo golpeo en el hombro jugando. El avión comienza despegar y me aferro a Logan como si yo fuera un Koala y el un árbol.
Después de unas dos horas, me quedo dormida con mi cabeza en su hombro.

Despierto y me doy cuenta de que ya esta amaneciendo. Todos en el avino están dormidos, hasta Logan. Por alguna razón, la carta de Celia vino a mi mente. Busco mi bolsa de mano debajo de mi asiento y saco el sobre blanco. Lo abro y leo la hoja de papel doblada.

Querida Serena:

No quiero que pienses que mi reacción por tu romance con Logan se debió a que no me agrada. Por que no es el caso. Las razones son mucho mas fuertes que esa y aunque nuestra madre me pidió que no te contara nada, pienso que ya es hora de que lo haga, antes de que las cosas con él lleguen mas lejos.
Tu sabes que nuestros padres se divorciaron hace ya dos años. Hubo un tiempo en el que nuestros padres se separaron, tu aun no nacías y yo apenas tenia tres años, por lo que mis recuerdos son escasos. Por lo que me contó, ella tuvo una relación con otro hombre por ese periodo de tiempo. Ese hombre es nada mas ni nada menos que Stephen. Al pasar un tiempo, nuestra madre volvió con nuestro padre y así fue como te concibió. 

Pero lo que no sabes es que ella estuvo embarazada un año antes. De Logan.

¿Ahora entiendes porque reaccione así? 

Lamento muchísimo no haberte dicho esto antes o en persona, es solo que no encontré las palabras para hacerlo. Espero que nos perdones a ambas. No es culpa de mamá, ella pensaba decírtelo pero le aterraba ver tu reacción; ya sabes que tu siempre has sido su bebe y no quería que tu opinión sobre ella cambiara solo porque tuvo un romance antes.

Por lo que se, Logan tampoco sabe de ello, ya que cuando nació, ella y Stephen pelearon. El se quedo con la custodia y ella regreso con nuestro padre. El sabe perfectamente sobre esto.

Hace un año, ella se reencontró con Stephen y el amor volvió a surgir.

Espero que esta carta te sea suficiente para darte cuenta de los motivos por los cuales no puedes estar con Logan. Tal vez no sean hermanos de padre, pero si de madre. Espero que no hayan hecho una tontería y quiero que sepas que te quiero Serena. 
                                                                                                     

                                                                                                       Siempre tuya,
                                                                                                       Celia










No comments:

Post a Comment